Creemos y luchamos por los derechos humanos

Todo ser humano tiene el derecho de nacer y crecer en un medio de amor y de armonía. Sólo así puede cimentarse un desarrollo feliz que lo conduzca a ser persona libre y socialmente responsable

¡Juntos lo hacemos!

Vínculo afectivo / emocional

Aquí se busca estar cerca de cada niño y joven, por lo que en cada casa sólo puede haber un número no mayor a 13 personas, pues nuestra meta no es asistencial sino formativa. Lo esencial aquí es tener un contacto personal con cada niño, entablar con él un vínculo afectivo adecuado, pues no formamos desde lo abstracto, sino desde la cercanía, desde la proximidad. Es tarea específica de cada tío y tía llevar a cabo estas entrevistas personales, pues sólo conociendo lo que piensa y siente el niño, es como puede enfocarse su formación.

Junta de Hogares

Es otro de los elementos fundamentales del proceso formativo. El objetivo es sembrar las semillas de los hábitos fundamentales para la convivencia.

La Junta de Hogares refuerza en el niño la pertenencia al grupo, proporciona una forma civilizada de resolver los problemas con base en el diálogo y al pulimiento de las actitudes. 

No es por lo tanto, un espacio para regañar, o llamar la atención ni para evidenciar situaciones personales. 

 

Acompañamiento profesional

La estructuración de la persona requiere, en los casos más necesarios, el acompañamiento de un profesional (psicólogo o psiquiatra) como apoyo para la restructuración de la persona dañada. Hogares Calasanz es responsable con cada proceso, de tal manera que, cuando identifica que un niño debe tener un acompañamiento profesional, lo canaliza para que éste pueda acompañar y estructurar su personalidad.

Acompañamiento espiritual

Sabemos que cada proceso de un niño es acompañado por la asistencia del Espíritu Santo. El P. Chinchachoma tenía muy claro que todos somos hijos de Dios, y que Dios vela por cada uno de ellos. Todos los demás, los directores, los tíos y tías, los educadores, los psicólogos, los donadores, los terapeutas, somos cooperadores de la Verdad.

Actividades educativas

En Hogares Calasanz nos preocupamos por formar en la Piedad y las Letras a todos los niños y jóvenes en situación de calle o problemas de disfunción familiar, con la meta de formarlos para ser hombres de bien y transformadores de su propia historia.

 

Por eso, todos nuestros niños acuden a la escuela, realizan en casa tareas escolares y con el tiempo se les prepara para la vida laboral y su autonomía, proceso en el que no se les deja de acompañar. 

Actividades recreativas

Nuestros niños aman el deporte, principalmente el fútbol y por ello los apoyamos en sus actividades lúdicas y de recreación. 

Visitamos con ellos museos, acudimos a centros recreativos, a los parques, los hacemos sentir en familia.