PIEDAD Y LETRAS

Nuestras casas otorgan una nueva oportunidad de vida a los niños, dándoles compañía, educación, formación y convirtiéndonos en su familia.

nuestra filosofía

Finalidad

En Hogares Calasanz tenemos como finalidad la educación y formación integral de los niños y jóvenes de y en situación de calle, en concreto, de aquellos menores que carecen de todos los cuidados en todos los ámbitos o buena parte de ellos a los que tienen derecho. Son, pues, niños y muchachos que han roto todo vínculo con la propia familia y viven en la calle; o son aquellos que si bien mantienen un vínculo familiar, prácticamente viven en la calle dadas las dificultades existentes en su familia, y que hacen que al menos en Hogares estén más a gusto y seguros que en su recinto familiar.

Nuestro proyecto está conformado por 6 casas a las que llamamos Hogares (3 en Ciudad de México y 3 en Puebla). En ellos, los niños y adolescentes reciben educación, compañía y formación. Dicho trabajo implica una gran preparación, esfuerzo, cariño, dedicación, esfuerzo y paciencia.

La población que atendemos al año fluctúa alrededor de 36 niños, con edades comprendidas entre 4 y 20 años.

01.

— Nuestra Misión

El objetivo de Hogares Infantiles y Juveniles Calasanz (HOCA) es proporcionarle un hogar y familia a los niños de la calle, en los cuales reciban amor, educación, formación moral, vivienda, vestido, alimentación, atención médica y actividades recreativas, tal y como harían en una verdadera familia. Lo anterior con el fin de facilitarles condiciones óptimas para su sano desarrollo, mismo que culmine en su progresiva inserción social.

02.

— Nuestra historia

Hogares Calasanz de México es una obra escolapia que nació por inspiración de Dios en los años setentas, cuando por gracia divina el P. Alejandro García Durán de Lara, Chinchachoma, descubrió el rostro de Dios en los niños pobres de las zonas urbanas del tercer mundo, en los niños de la calle, y a partir de la vida generada por ellos, Hogares Providencia, una experiencia de Dios en medio de la miseria y la pobreza no sólo material, sino espiritual del hombre de nuestro tiempo.

De Hogares Providencia surgirá más adelante Hogares Calasanz, como una continuación de la gracia de Dios compartida a la Orden de los Padres Escolapios, quienes en respuesta a su carisma, viven el don de Dios con los niños y jóvenes en situación de calle mediante la Piedad y las Letras.